Uncategorized

Valoración de activos: Conceptos Financieros Básicos

A principios de este año, Juan Demanda Euros, recurrió a su hermano, Pepe Prestador Euros, para financiar la compra de un nuevo coche. 30000 €. Pepe y Juan hicieron el siguiente trato, Pepe le daría los 30.000 € y a cambio, Juan le devolvería 33.000€ dentro de un año. Finanza está directamente relacionado con el término pagar, terminar, «finner», un vocablo francés origen etimológico de la palabra.

Para Juan el coste de disponer de esos 30000 € hoy, es de 3.000€, pagaderos a fin de año, un 10% para Pepe que al no poder disponer de su dinero exige a su hermano un rendimiento dinerario, en forma de incremento del capital prestado a devolver, del 10% anual.Hay conceptos que explican cuáles deben ser los fundamentos en los que debes basar tu decisión a la hora de valorar cualquier activo.

Cuando aparece la palabra finanzas a todo el mundo se le aparece la imagen de la corbata, el broker y la fábrica de moneda imprimiendo billetes. En mi opinión, esa imagen contribuye a seguir manteniendo la desinformación que continuamente generan los mercados de capitales en general. A nivel personal es “ruido” que con un filtro de conocimiento, se puede evitar.

Cuando alguien prescinde de un bien de uso propio durante un tiempo para que otro pueda disfrutar de su uso, a cambio de la devolución del mismo y de una contrapartida por no haber podido disfrutar de este durante un tiempo, ambos, el que presta, prestamista, y el que disfruta, prestatario están interviniendo en lo que se denomina un fenómeno financiero. Este, es una acción de intercambio, pero no como las efectuadas en tiempo real, donde el instante, el momento de la compra, congela el valor y la valoración del precio de intercambio es más sencilla.

En una acción de intercambio condicionada por el transcurso del tiempo, fijar el momento del préstamo y devolución del bien es imprescindible, ya que todo agente económico, todo aquel que busque contrapartida por su bien o busque partida, el bien en si mismo, necesita valorar adecuadamente el precio de ese intercambio y por lo tanto tener claro varios conceptos nos ayudará a saber valorar mejor cualquier tipo de activo financiero o no financiero.

A todo bien de uso económico se le puede asociar un valor que dependerá de una cantidad monetaria y del tiempo en que se toma posesión del bien, si es en tiempo real valdrá un precio, si es dentro de un tiempo valdrá otro, en cada instante del tiempo. Esa cantidad monetaria que tendrá distintos valores en el tiempo y que se puede representar mediante una gráfica: cantidad o capital (real y positivo) y el tiempo (origen y unidades de tiempo, días, meses, años), se denomina capital financiero y es una cantidad de dinero siempre referida al instante de tiempo en que es disponible.

Inmersos en un fenómeno financiero, Pepe (ahora Juan) dispone de un capital financiero de 30.000€ ha día de hoy, que se convertirán en 33.000€ dentro de un año. Han realizado un intercambio de capitales en dos momentos distintos del tiempo, una operación financiera. El bien de uso intercambiable es el dinero y puede ser operaciones (entre Pepe y Juan este intercambio se puede complicar hasta el infinito):

—>ciertas o aleatorias, dependiendo de que los capitales sean conocidos en cuantía y fecha de disponibilidad (un bono que reparte cupones periódicos) o no lo sean (el dividendo en las acciones será o no mayor dependiendo de la marcha del negocio).

–>simples si la prestación y la contraprestación están formadas por un solo capital (compras las letras del tesoro con descuento y el dinero que valen te lo devuelven a fin de año), o compuesta en el resto de los casos (los bonos del tesoro los compras hoy y dependiendo del vencimiento más de un año, antes de devolverte el principal habrás recibido algún bono).

–>Con liquidez total o parcial, si se pueden cancelar en algún momento de su duración (las cuentas corrientes) o si es necesario un acuerdo previo (depósitos e imposiciones a plazo fijo).Parece de sentido común pensar que si dejo prestado 100, dentro de un tiempo prefiero tener 103 que seguir teniendo 100. Es fácil tomar una decisión, si te ofrecen esa posibilidad.

Tiene lógica preferir tener 100 hoy que dentro de un mes, prefieres haber pasado el mes con los 100 en el bolsillo, que tener que esperar un mes para tenerlos. Fácil decisión también.¿Ahora bien, preferimos 100 euros hoy o 103 a fin de año?Cuando los capitales original y final son distintos, y el tiempo de uso también lo es, la única manera de valorar es referir ambos capitales a un instante común y proyectar su valor en el tiempo.Un capital ha de estar referido a un momento en el cual podamos disponer de él para que este capital sea un capital financiero.

De otro modo sería imposible saber qué podemos comprar con el mismo. Es decir, con 20€ se que puedo comprar veinte piruetas, ahora no sé las piruetas que podré comprar dentro de 20 años con esos 20€. Sin embargo estoy convencido de que con 20€, en tiempos de mi abuela, me habría dolido la tripa de las piruetas que podría haber comido.

Cuando Pepe, el que tenía el dinero, el inversor que somos todos, la mayoría de la gente piensa que la inversión es un problema de ricos, invertir es una actividad ineludible para todo el mundo, le pidió a su hermano un 10% por su dinero, no lo estaba haciendo a la ligera, conocía su coste de oportunidad.

Pepe es un especulador activo, y pensaba durante este año (pasado) aprovechar el potencial que, en su opinión tenían los depósitos bancarios. Si conseguía mantener esos fondos en depósitos durante todo el año, su coste de oportunidad, el coste de haberse desprendido de los 30.000€ estaría en el entorno del 10%. Para Pepe, ambos capitales, 30.000€ a primeros de año, 33.000€ a finales son equivalentes.

Los capitales financieros, académicamente, son pares compuestos por cuantías económicas e instantes de tiempo, vectores dentro de un plano de dos dimensiones Cantidad y Tiempo, entenderlos sirve tanto al que busca partida como al que busca contrapartida, es decir, relacionadas con el pago, en finanzas siempre existe un pagador y un cobrador o receptor de ese flujo dinerario.

La proyección financiera permite conocer el valor del capital financiero (del dinero) en el tiempo y homogeneizar capitales financieros, lo que hizo Pepe, es por tanto un fundamento sobre el que basar la valoración de cualquier tipo de activo financiero (o no financiero).

El capital financiero académicamente se define en base a funciones matemáticas denominadas leyes financieras que nos permiten valorar a priori, como el capital se va comportando a lo largo del tiempo y por lo tanto encontrar la equivalencia que nos permita valorar activos o productos financieros, todos ellos diseñados por profesionales del mercado financiero en base a estas leyes.

Estas leyes financieras no son más que fórmulas matemáticas que nos permiten cuantificar el efecto que supone dejar de disponer durante un periodo de tiempo (coste de oportunidad) de una cantidad de dinero:

**Pepe que sabía que su coste de oportunidad era del 10%, aplicó la formula correspondiente, son cinco, y supo que el valor de esos 30.000€ dentro de un año sería 33.000€.Conviene recordar que todo producto de inversión para una de las partes es necesariamente un producto de financiación para la otra parte. Lo que se entrega, ha de ser financieramente igual a lo que se recibirá en otro momento del tiempo, es decir.

Las fórmulas matemáticas de valoración financiera permiten establecer ecuaciones de equivalencia (en este caso financiera) con el objeto de en un momento determinado igualar el capital financiero final al inicial:

**La ley financiera de capitalización simple fue la utilizada por Pepe, sabía el capital de partida y su coste de oportunidad, tipo de interés que le quería aplicar a su hermano. La ecuación financiera le dio el resultado pediría 3000 €.Si en vez de un año lo hubiera hecho en dos, o cambiando la forma de pago, pagando dos plazos en el año, tendríamos que cambiar la ecuación y el resultado anual sería diferente.

Son cinco estas leyes de capitalización, cuando operas con productos financieros, hipotecas, préstamos personales, descuentos de cobro, letras del tesoro… conviene saber cual de ellas es la aplicable, ya que esto te permitirá valorar correctamente tu rendimiento.

Soy Sebas Zuluaga, inversos y Senior Trader de MDC Trading Academy.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *